Comprar vareador de aceitunas

¿Buscas una opción ligera y segura para varear las aceitunas? Una manera de ahorrar tanto dinero como tiempo y de cuidar los olivos es comprar un vareador de aceitunas. En este artículo te contaremos la razón por la que debes comprar uno, debido a sus ventajas, usos y cuáles son los mejores de mercado. Pero primero te mostraremos ¿qué es?

¿Qué es un vareador de aceitunas?

Un vareador de aceitunas es un tipo de máquina que permite que las olivas, las aceitunas y el café se recolecten de forma fácil y sin tener que causarle daño alguno al árbol.

El motor que opera, el gancho, la pala o los peines ubicados en un extremo de la máquina, permite que el fruto que se haya recogido caiga. Pero ello tiene función en 2 aspectos, tales son: gasolinas y eléctricos.

Todos los años, en la llegada del otoño, los olivares están aptos para que se realice una tarea muy importante en este proceso: recoger la oliva, en donde procuran el empleo del vareador de aceitunas o maquinarias para mayor facilidad.

Sin embargo, todas las cosechas son diferentes unas de otras, por eso es que se dificulta un poco designar cuándo es exactamente el tiempo en el que se deben recoger las aceitunas del olivo durante cierta temporada.

¿Cuándo se recogen las aceitunas?

La variedad de la aceituna, el factor climático, la cantidad de cosecha que se produzca y el tipo de terreno son solo algunos de los factores que determinan el tiempo en el que se deben recoger las aceitunas; ya sea en un periodo temprano o uno tardío.

Por ejemplo: la ausencia de las lluvias es un factor que mayormente retrasa la maduración de las olivas y, por ende su proceso de recolección.

Otro elemento muy importante es
que se debe tomar en cuenta que, el olivar es un tipo de cultivo que al igual
que otros árboles con frutos, sufre de que el ganado se lo consume. Este suceso
trata del cambio de numerosas cosechas con otros años donde estos cultivos
aumentan con mucha fuerza.

Con la ayuda de los avances que
se han implementado en los últimos años se ha podido atenuar sus efectos. Aun
así, debido a estos y muchos otros factores este cultivo se ha tenido que
someter a un calendario y a una producción inestable.

Así se pueden conseguir algunas cosechas que se empiezan en una época muy temprana y algunas otras que se atrasa su comienzo de recogida; inclusive pudiera suceder a finales de año. De la misma forma, de acuerdo con el inicio, la época de recolección pudiera alargarse en algunas ocasiones durante varios meses más de lo que se esperaba, efectuándose casi al final del verano.

La interrogante acerca del momento
exacto en el que se deben recoger las aceitunas sigue siendo un punto focal de
debate entre los productores quienes al parecer aun no lo han podido resolver.

Para los novatos en este mundo de los olivos, pudiera ser útil la estimación de que la calidad del aceite de oliva,se condiciona en gran manera por el grado de madurez en que se realiza el proceso de recolección de las aceitunas. En este punto es donde se empieza el proceso para elaborar el óleo de oliva.

El productor es el encargado de percibir con mucha precisión cual es el punto más óptimo de madurez de la aceituna, siempre teniendo consciencia evitar del todo el daño a algún fruto. Solo de esta manera es que se pueden garantizar unos estándares elevados de calidad en el aceite de oliva.

La calidad y la cantidad del aceite de oliva frente a la cosecha de la aceituna

Aunque el fruto empieza a gestar cerca del mes de abril, para el hemisferio norte este proceso comienza entre los meses de junio y diciembre; cuando sucede mágicamente el proceso de formación del aceite de oliva en la pulpa del fruto; esta técnica se conoce como lipogénesis.

El riego, la poda, la geografía del olivar, la separación de los árboles, el clima, la fertilización, la variedad o las plagas son factores decisivos para el proceso metabólico que marcan la calidad y la cantidad del aceite que se crea internamente en la
aceituna.

Y eso varia en casi la mayoría de las cosechas, ya que la variedad de estos factores unidos afectan enormemente en ello. Por ejemplo: si un verano es muy caluroso y sus temperaturas sobrepasan los 40° C, esto pudiera limitar durante algún tiempo la lipogénesis y se retrasá que el aceite se forme adecuadamente.

De igual manera, si no se presentan lluvias ni riegos este proceso se retrasa tal como sucede en un olivar donde hay mucha sequía.

Probablemente en los lugares más montañosos se presenten temperaturas muy bajas y hasta nevadas que cubran los olivares durante los primeros días del mes de noviembre; lo que retrasa significativamente la formación del aceite o hasta lo interrumpe de manera definitiva mucho antes del tiempo estipulado.

Todos estos elementos afectan la cantidad de líquido de aceite que puedan ser extraídos de cada aceituna, así como sucede con su calidad que estará marcada por su olor y su sabor, mayor o
menor frutado.

También afectan el contenido de antioxidantes naturales y polifenoles que benefician nuestra salud, y estos son los encargados de darle un mayor o menor picante o amargo.

Justamente esos atributos obtenidos por las buenas condiciones de la aceituna se intensifican en los aceites producidos por aceitunas verdes al empezar la campaña. Mucho mejor que los aceites que se producen cuando la aceituna se encuentra en un estado de mayor maduración.

Puede suceder que en ocasiones la aceituna madure de una manera diferente en un solo árbol, esto se debe a los factores internos o la orientación u horas de sol que ha recibido la planta.

De acuerdo con este hecho nos podemos encontrar en un mismo tiempo de recolección en un árbol, con algunas aceitunas maduras y con otras aun verdes.

La recogida de la aceituna de manera tradicional

Para que se pueda producir un excelente aceite de oliva de manera tradicional, se debe realizar manualmente la recolección de la fruta o hacer empleo de cuadrillas de aceituneros con varas, maquinaria pequeña lienzos. Pues las grandes pendientes en distinta parcelas entorpecen la circulación libre de las maquinarias pesadas y los tractores.

Esto se puede contrastar en zonas bajas, donde habitualmente se ven vibradoras grandes con paraguas o hasta cosechadoras que suplantan el vareo tradicional. Inclusive los olivos que son más jóvenes se plantan juntos, para mejorar la recolección de aceitunas, pero esto viene influenciado por el proceso de lipogénesis del que ya hemos comentado anteriormente.

La recolección de la aceituna en Sierra Mágina

Exactamente por dicha dificultad es que al momento de recoger las aceitunas en aquellos lugares que están ubicados geográficamente más arriba en la provincia de Jaén, se le pudiera determinar cómo heroico dentro del mundo del aceite de oliva.

Y es que como se puede observar en los olivares ubicados en Sierra Magína, lo que realizan los agricultores allí es olivicultura heroica. De igual modo que los productores y agricultores de vino, los olivicultores deben realizar algunas marcas o señales para poder tomar la cosecha de los olivares con mayor altura en Jaén.

Por una parte deben enfrentarse a
las dificultades del lugar montañoso con grandes altitudes y pendientes muy
fuertes, y en el que se deben trabajar muy duro utilizando todo el cuerpo por
unas 8 horas diarias.

Por otra parte, se enfrentan a temperaturas muy bajas que empiezan desde mismo inicio del trabajo que comienza muy temprano, lo que hace que la recolección de la aceituna en montañas altas sea un gran reto.

Con esta explicación tan sencilla, puedes entender la razón por la que la recogida de la aceituna comienza mucho tiempo antes en algunas zonas y en otras se retrasa el proceso.

En aquellas zonas que son de sierra la recogida de las aceitunas empieza a inicios o mitad de noviembre, esto dependerá en gran manera del clima que se presente durante todo el año.

Partiendo de allí, luego de unos
30 o 40 días de limpieza natural, el zumo que se obtiene se lleva a
laboratorios para que lo analicen y certifiquen la calidad del aceite de oliva.

Lo más común es que a mitad o al finalizar el mes de diciembre, el aceite de oliva ya se encuentra fresco y disponible tanto para la venta como para su consumo.

Clases de vareadores de aceitunas

Los vareadores de aceitunas vienen en tres clases de presentación: eléctricos o de batería, de gancho y de peine.

  • Los vareadores eléctricos o batería que se comercializan son exclusivamente de peine. Lo que los diferencia de los de peine común es que el motor funciona con electricidad a través de una batería.
  • El vareador de aceituna con gancho, poseen un agarre con el que logran engancharse en las ramas y emitir una vibración para poder recoger las aceitunas. El agarre suele ser de forma material para que no coma la goma y el árbol no sufra daños.
  • Los vareadores de peine tienen al final de su vara algunos dientes movibles mientras se pasan en el árbol; esto hace que la aceitunas se caigan de las ramas y así poder obtenerlas para realizar el aceite de oliva.

Vareadores de aceitunas que funcionan con gasolina

Un vareador de aceituna que obtiene buenos nibeles de ventas, son aquellos que funcionan con gasolina. Vienen con un motor muy potente incorporado, un buen agarre para quien lo manipula, una terminación en gancho o peine y con un brote acoplado que favorece en la realización del trabajo.

La ventaja de esta clase de vareadores, es la gran potencia que tienen cada uno de los modelos y el hecho de que para jornadas largas de trabajo solo se requiere una garrafa de gasolina, para que pueda funcionar continuamente.

Incluso se pueden utilizar diversos accesorios como soportes, arneses, prolongaciones para el vástago, entre otros

Vareadores eléctricos que funcionan con batería

En comparación con los vareadores de gasolinas, los eléctricos son una muy buena alternativa, ya que son potentes y ligeros, teniendo baterías insertadas o de mochila las cuales tienen una alta capacidad; en esos casos el peso no se coloca en los brazos y se puede manejar con facilidad.

El funcionamiento de ellos dependerá en gran manera de la batería. En caso de que prefieras un vareador de olivas eléctrico que funcione con baterías, lo que mayor costo implicaría seria la batería de mochila, a pesar de que el ahorro de la gasolina al pasar el tiempo será recompensado.

Funcionamiento de los vareadores de aceitunas

Estos vareadores son máquinas que sirven para recoger la aceituna y sustituyen las varas que se utilizan manualmente. Con las que se debían golpear las ramas para que las olivas cayeran. Su funcionamiento es muy sencillo de acuerdo con la clase de vareador de aceitunas que se tenga:

  • Los vareadores de peines se usan al pasarlos por las ramas y sus dientes las golpean, lo que provoca que se caigan las aceitunas. Según la potencia del vareador de peine que se tenga, brindará más o menos golpes tras cada minuto y de ello dependerá que la recogida se haga rápida.
  • Los vareadores de gancho en comparación con los anteriores, se enganchan en las ramas grandes y gruesas y hace que la rama vibre para que salgan de allí las aceitunas. La vibración que causa es tan fuerte que hace que se desprendán las olivas.

Estas dos máquinas permiten que la recogida de las aceitunas sea mayor, tanto en el tiempo invertido en realizar la tarea como en la cantidad que se recoge.

En caso de que tengas un olivar y decidas comprar alguno de ellos, debes pedir un
presupuesto con anterioridad para que disfrutes de las mejores ofertas y de las
marcas más prestigiosas.

Pero si eres un productor particular y tu olivar es pequeño, también puedes
encontrar lugares que se adaptan a estas necesidades y con precios muy
accesibles para que puedas escoger la mejor máquina para tu trabajo.

Vareador telescópico para recoger aceitunas 8004

 

Vareador telescópico para recoger olivas

Este vareador tiene un peso que provee un uso fácil y una maniobra sencilla. Se ha convertido en un vareador de aceitunas ideal, para que los semiprofesionales puedan recoger las olivas de manera rápida.

Su transmisión ubicada en el interior de la máquina es de acero templado y con engranajes lubricados, fuertemente resguardados tras una caja cerrada. Su chasis es robusto, con un motor eléctrico de 12V, un peine con fibra de carbono y un cable de un largo de 12 metros para que lo puedas utilizar en lugares extensos.

COMPRAR

Vareador de aceitunas eléctrico, de 12 V, 140 W

Este vareador eléctrico funciona con una batería de 12V. Con un peso de 4,5 kilos, puede ser tu mejor compañero para un período largo de recogida de aceitunas. Además  puede llegar hasta medir los tres metros, ya que cuenta con una barra extensible para poder llegar a la altura que necesitas. 

Cuenta con una batería externa de 60Ah como mínimo.

COMPRAR

BRACOG- Vareador Aceituna con podadora de Gasolina HJV0034

Este vareador tipo abanico se compone de 8 varas fabricadas de carbono que tienen la capacidad de impulsar múltiples golpes por cada minuto. Es muy ligero, por lo que lo transforman en un vareador muy eficaz y fácil de manejar.

Además de ser un vareador profesional, incluye un chaleco para la persona que vaya a portar la herramienta. También incluye un brazo para hacer de esta herramienta una podadora.

Por 389€ es la mejor herramienta para la recogida de aceituna como un profesional, ya que este vareador de gasolina te ofrece más robustez y durabilidad en el paso del tiempo.

Su motor de 2 tiempos aporta mucha potencia al sistema y además cuenta con un método antivibración para disminuir el cebador y la fatiga. Lo que ayuda a que el arranque enfriado y el agarre estén cómodos en una empuñadura delta.

COMPRAR

 

¿Cuál vareador elegir?

Enfocando en la fuente que alimenta a los vareadores, se pueden destacar entre los vareadores que sirven con gasolina o los vareadores eléctricos.

En el caso de los vareadores eléctricos estos son muy ligeros y su peso puede ser entre 1 y 2 kilos. Pueden ocasionar 1500 vibraciones por cada minuto, el material de elaboración de las varillas dura mucho tiempo y el proceso de vareado se hace con cuidado.

Si eres de aquellos a los que cualquier ruido les molesta, esta opción es ideal para ti ya que no molesta tanto como los vareadores de gasolina. La única desventaja es que lo debes conectar con un cable lo que disminuye el libre movimiento que aportan los vareadores de gasolina.

Los vareadores que funcionan con
gasolina aunque no son tan livianos, brindan un mayor rendimiento, no dependen
de un cable para que se puedan mover a cualquier lado y logran cambiar de un
árbol a otro con rapidez.

Algunos de ellos se pueden desmontar y se pueden almacenar y transportar fácilmente. Impulsan por minuto hasta 1000 golpes. Esta clase de vareador de aceitunas tiene un sistema que evitan las vibraciones, reducen la fatiga y hacen que el proceso sea muy agradable. Son las más recomendadas para olivares con superficies amplias.

Ventajas de usar los vareadores

El vareador común puede hacer que nos cansemos e incluso dañan algunas ramas. En cambio con el vareador mecánico tendrás rapidez y una empuñadura ergonómica, con el que puedes realizar largas jornadas de trabajo sin necesidad de que el esfuerzo físico te ocasiones lesiones.

Son menos dañinos para los arboles, debido a sus movimientos constante y regular que hace con la misma fuerza; por lo que se daña menos la corteza del árbol y se evitan enfermedades en el olivo.

Se han diseñado principalmente para los olivicultores que pasan largas horas de trabajo. A su vez cuenta con una estructura que da comodidad y que además son ligeros para su maniobra.

Con ellos no necesitaras un lugar alto, ya que alcanzan hasta la copa del árbol, sumado a ello esta que cuentan con ciertos tubos telescópicos que aportan la ventaja.

Aunque para algunas personas este proceso pudiera parecer duro, lo cierto es que si lo que se busca es realizar un trabajo cómodo, rápido, con un gran rendimiento y muy eficaz, entonces comprar un vareador de aceituna será la mejor decisión, debido al acabado que logra dejar en cada pasada.

Deja un comentario